Publicidad

Estudio sugiere que los adultos sanos pueden necesitar menos sueño a medida que envejecen

los adultos sanos pueden necesitar menos sueño a medida que envejecen

Un estudio publicado en la edición del 1 de febrero de la revista SLEEP sugiere que los adultos mayores sanos, sin trastornos del sueño puede esperar a tener una reducción en la “necesidad de sueño” y tener menos sueño durante el día que los adultos jóvenes sanos.

Los resultados muestran que durante una noche de ocho horas en la cama, el tiempo de sueño total disminuyó de manera significativa y progresivamente con la edad. Los adultos mayores dormían unos 20 minutos menos que los adultos de mediana edad, que dormían 23 minutos menos que los adultos jóvenes. El número de despertares y la cantidad de tiempo despierto después del comienzo del sueño inicial aumentó significativamente con la edad y la cantidad de tiempo con sueño profundo, el  sueño de onda lenta disminuyó en todos los grupos de mayor edad. Sin embargo, aun con estas disminuciones en el tiempo de sueño, la intensidad y la continuidad, los adultos mayores muestran menos subjetiva y objetiva propensión al sueño durante el día que los adultos jóvenes.

¿Qué es el trastorno bipolar?

¿QUÉ ES EL TRASTORNO BIPOLAR?

· El trastorno bipolar, antes conocido como “depresión maníaca”, es una enfermedad mental común grave.
· Es un tipo de “trastorno del humor” que produce cambios drásticos y graves de humor.
· Las personas con trastorno bipolar experimentan cambios de humor, pasando de períodos en los que están “a tope” del todo o eufóricos (los denominados episodios de “manía” o “episodios maníacos”), a períodos de tristeza y desesperanza (depresión), que se repiten de forma cíclica a menudo con períodos de humor normal (“eutimia”) entre ambos.
· El trastorno bipolar comienza de forma típica en la adolescencia tardía o edad adulta temprana (entre las edades de 15 y 24 años) y estos episodios de manía y depresión habitualmente se presentan recurrentemente durante toda la vida de la persona.
· El trastorno bipolar se confunde habitualmente con otras enfermedades, como la depresión y pueden transcurrir hasta diez años hasta que se diagnostica correctamente.1,2 Por consiguiente, las personas pueden padecer síntomas durante años antes de recibir un tratamiento adecuado.