Publicidad

Los trastornos de personalidad afectan al 48% de las jóvenes con anorexia o bulimia

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Un estudio realizado por miembros de la Universitat Jaume I revela que el 48,5 por ciento de las jóvenes diagnosticadas de anorexia o bulimia padece un trastorno de personalidad. El objetivo de la investigación era averiguar si existe una relación entre los trastornos alimentarios y determinadas características de la personalidad. Solucionar esta incógnita tiene, para los investigadores, una importancia “capital”, ya que permitiría prevenir, al detectar a tiempo a las personas que, por determinados rasgos de su carácter, son especialmente vulnerables a padecer estos trastornos. Así mismo, ayudaría a incrementar el éxito de los tratamientos, reduciendo el número de recaídas. Así, la investigación analizó a 150 mujeres de una edad media de 24 años, distribuidas en grupos según el tipo de trastorno alimentario, y un grupo control.

 Azucena García Palacios, principal investigadora del estudio, explicó así los resultados: “Lo que vimos es que un 48,5 por ciento de las pacientes del primer grupo, es decir, chicas con anorexia o bulimia nerviosas, cumplía criterios de un trastorno de personalidad”. Los patrones de personalidad patológica más frecuentes eran el tipo evitativo y el autodestructivo. Éstos, al acompañar a los trastornos alimentarios pueden tener un papel importante en el fracaso de los tratamientos de la anorexia y bulimia”. Así mismo, encontraron que las participantes de un segundo grupo, compuesto por jóvenes no enfermas pero con conductas de restricción alimentaria que podrían interpretarse como preludio de estas enfermedades, mostraron puntuaciones “significativamente” mayores, en relación con el grupo control, en cuestiones como la patología alimentaria y de personalidad. Las investigadoras explicaron que el hecho de padecer una patología de la personalidad tiene un alto valor predictivo con respecto a la gravedad, comorbilidad con otros trastornos como los desórdenes del estado de ánimo, la historia de intentos de suicidio, o el número de hospitalizaciones psiquiátricas, así como la respuesta al tratamiento.

Fuente:www.azprensa.com

Publicidad

Deja un comentario

Publicidad