Publicidad

Tener un hijo puede hacer que tu vida sea más prolongada

vida

 

Tener un hijo es una experiencia que cambia la vida, de eso no hay duda. Ahora, un estudio realizado por científicos del Instituto Karolinska en Estocolmo (Suecia) sugiere que, además, es capaz de aumentarla.

Los resultados apuntan que, a partir de los 60 años, cuando la salud y la capacidad para valerse por sí mismos comienzan a descender, la esperanza de vida puede ser de dos años más respecto a los que no han sido padres.

Leer más…

Una sustancia natural presente en la uva y la nuez podría mejorar la calidad de vida durante el envejecimiento

Un equipo de investigadores ha demostrado en ratones que el resveratrol, un polifenol presente en alimentos como las nueces y las uvas, previene el deterioro y el declive funcional causado por el envejecimiento. Las conclusiones del estudio aparecen publicadas por la revista Cell Metabolism, del grupo editorial Cell.

El trabajo, coordinado por el investigador Rabel de Cabo del National Institute of Aging (Baltimore, EEUU), cuenta con la participación del científico Plácido Navas, del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Pablo de Olavide, en Sevilla.

La investigación completa un trabajo anterior, publicado en el año 2006 en la revista Nature, en el que se demostraba que el resveratrol no sólo mejora la salud sino que también aumenta la longevidad de ratones obesos, es decir, sometidos a dietas hipercalóricas. El trabajo que publica ahora Cell Metabolism amplia el estudio a ratones no obesos y alimentados con una dieta estándar.

La principal conclusión del nuevo estudio es que, si bien no prolonga la vida de los ratones excepto la de aquellos alimentados con una dieta hipercalórica, el resveratrol sí beneficia su salud durante el envejecimiento. En definitiva, explica Navas, la administración de esta sustancia natural supone una mejora de la calidad de vida de los animales durante su vejez.

Publicidad

El consumo de suplementos de beta-caroteno podría reducir el declive cognitivo

Según sugiere un estudio de investigadores del Hospital Brigham y las Mujeres y la Escuela de Medicina de Harvard en Boston (Estados Unidos) que se publica en la revista Archives of Internal Medicine, el consumo de suplementos de beta-caroteno podría reducir el declive cognitivo Los resultados del trabajo en hombres que tomaron suplementos de beta-caroteno durante 15 años sugerían efectos beneficiosos del tratamiento sobre la capacidad cognitiva de los participantes.

Según los investigadores, la disminución en la capacidad cognitiva, que incluye pensamiento, aprendizaje y memoria, anticipa la demencia. Los daños celulares a largo plazo causados por el estrés oxidativo podrían ser un factor importante en el declive cognitivo. Algunas evidencias sugieren que los suplementos antioxidantes podrían ayudar a preservar la cognición, aunque la investigación científica aún no ha podido probar tal teoría.

Publicidad

¿Se puede frenar el envejecimiento?

Este estudio hecho por un equipo de las universidades de Cádiz y Buenos Aires, ha seguido durante dos años a ratones que, durante toda su vida adulta, recibieron altas dosis de vitamina E. Los resultados preliminares de su estudio se publican en la edición electrónica de Journal of Applied Physiology. Una de las autoras del trabajo, Ana Navarro, dice que “los ratones macho que recibieron una dosis alta de vitamina E aumentaron su vida media en un 40 por ciento, mientras que las hembras sólo la incrementaron en un 14 por ciento”.

Publicidad

La OMS da pautas para manejo geriátrico

GINEBRA — En 2025, más de 1000 millones de personas tendrán más de 60 años, y es probable que con el envejecimiento de la población aumente la carga de enfermedades crónicas. Con el fin de afrontar las repercusiones del envejecimiento en la salud pública, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado hoy un conjunto de principios generales destinados a servir de directrices para los centros de atención primaria de salud (APS) comunitarios en relación con las necesidades de la personas mayores.