Publicidad

Jugar al ‘paintball’ puede provocar “devastadoras” lesiones oculares, según un estudio

Científicos del Instituto Bascom Palmer Eye de la Universidad de Miami (Estados Unidos) aseguran que el juego del ‘paintball’, en el que los participantes se disparan entre sí pequeñas bolas rellenas de pintura, puede provocar lesiones oculares “devastadoras” cuando los participantes no llevan protección para los ojos o no está debidamente fijada, según los resultados de un estudio que aparecen publicados en el último número del ‘American Journal of Ophthalmology’ (AJO).

La investigación analizó a un total de 36 pacientes, de una media de edad de 21 años, que fueron tratados en este centro entre 1998 y 2005 tras haber sufrido alguna herida en el ojo al participar en esta actividad. En la mayoría de los casos fueron heridas graves, y un 28 por ciento de los pacientes presentaban roturas en el globo ocular, mientras que el 19 por ciento tenía desprendimiento de retina.

La visión podría restablecerse utilizando moléculas procedentes de algas

 Investigadores del Instituto Friedrich Miescher en Basilea (Suiza) han conseguido restablecer parte de la visión de ratones ciegos con la ayuda de un canal iónico sensible a la luz procedente de las algas verdes. Los resultados de su trabajo se publican en la edición digital de la revista Nature Neuroscience.

Los científicos, dirigidos por Botond Roska, estudiaron ratones que habían perdido todos los fotorreceptores de la retina. En otra célula nerviosa de la retina los investigadores expresaron el canal de alga ChR2. La luz fuerte abre este canal, lo que activa las neuronas que lo expresan y da lugar a señales dependientes de luz que se transmiten al área visual en la parte trasera del cerebro.

Cuando se expuso a una luz fuerte, los ratones que portaban ChR2 y que antes eran ciegos intentaron correr hacia un lugar tapado y también volvieron su cabeza en respuesta a patrones de rejillas en movimiento.

Aumentar el consumo de ácidos grasos omega-3 podría prevenir enfermedades oculares

Los investigadores informan de que un aumento en el consumo en la dieta de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 podría prevenir enfermedades oculares como las que sufren los bebés prematuros o los enfermos de diabetes, según un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston (Estados Unidos) publicado en la edición digital de la revista Nature Medicine.

Muchas de las enfermedades que amenazan la visión como la retinopatía de prematuridad, una enfermedad que afecta a los bebes prematuros, y la retinopatía diabética muestran un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos del ojo.