Publicidad

La caries es una enfermedad infecciosa que se transmite y contagia de madres a hijos

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

La caries es una enfermedad infecciosa y contagiosa. Esta nueva concepción de un mal que afecta al 56 por ciento de la población mundial -se calcula, además, que entre los 16 y los 19 años el 70 por ciento de la población ha sufrido algún problema de este tipo- ha obligado a revisar los tratamientos de caries en todo el mundo, tal y como afirma Julian Aguirrezabal, vicepresidente de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao.

Estima el experto que “la principal vía de transmisión de la enfermedad es la relación existente entre madre a hijos. El hecho de compartir alimentos, servilletas o vasos e incluso los propios besos originan este proceso. Además, se han de erradicar hábitos como el de endulzar los chupetes que, en cualquier caso, han de ser retirados al año de vida del pequeño, quien a partir de los doce meses debe beber en vasos y tazas”.

Apunta Julian Aguirrezabal que “los microorganismos son indispensables para la iniciación de las caries dental; es así como la cavidad oral del recién nacido no tiene cepas de microorganismos cariogénicos, los cuales se creen son trasmitidos de la madre al bebé o de una persona muy cercana a él, mediante la saliva, ya sea por besos o por la utilización de los mismos elementos de alimentación. El estreptococo mutans es el colonizador inicial de la cavidad oral, haciendo parte de los cocos que inician la proliferación de la placa sobre la película del diente. El estreptococo mutans aumenta a medida que emergen los dientes y es el que se encuentra en mayor proporción en los niños con caries de la lactancia”.

Publicidad

El estudio realizado por Van Houte y Col demuestra que “más del 50% de la totalidad de la flora cultivable corresponde al estreptococo mutans, y su concentración en saliva es de un 10%. Este mismo estudio demostró que, al retirarse el biberón, los índices disminuyen”.

Subraya el experto que, “de la misma manera que una tuberculosis no se sana erradicando el pulmón cuando aparecen las cavernas, la caries tampoco se cura extrayendo el diente. La solución pasa por un tratamiento antimicrobiano, al estilo de cualquier otra enfermedad infecciosa”.

Fuente:www.azprensa.com

Deja un comentario

Publicidad