Publicidad
El café común, el café descafeinado y el té todos asociados con un menor riesgo de diabetes

El café común, el café descafeinado y el té se asocian con un menor riesgo de diabetes

La información contenida en Vistamedica está destinado exclusivamente a propósitos educativos, y no pretende ser ni será nunca un sustituto de consejo médico profesional, relativa a tu condición médica específica o pregunta. Siempre busca el consejo de tu médico o proveedor de salud para cualquier pregunta que puedas tener acerca de cualquier condición médica.

Las personas que beben más café (normal o descafeinado) o té parecen tener un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, según un análisis de estudios previos reportados en la edición del 14/28 de diciembre de Archives of Internal Medicine.

En el año 2025, aproximadamente 380 millones de personas en todo el mundo se verán afectados por la diabetes tipo 2, según la información de fondo en el artículo. “A pesar de la atención de una considerable investigación, el papel de la dieta y factores específicos de estilo de vida sigue siendo incierto, aunque se ha  constantemente informado que la obesidad y la inactividad física aumentan el riesgo de diabetes mellitus”, escriben los autores. Un meta-análisis publicado anteriormente sugiere que tomar más café puede estar vinculado con un riesgo reducido, pero la cantidad de información disponible se ha más que duplicado desde entonces.

Rachel Huxley, D. Phil, de The George Institute for International Health, University of Sydney, Australia, y sus colegas identificaron 18 estudios con 457.922 participantes y evaluaron la asociación entre el consumo de café y el riesgo de diabetes publicados entre 1966 y 2009. Seis estudios, con 225.516 personas también se incluyen información sobre el café descafeinado, mientras que los siete estudios, con 286.701 participantes informaron sobre el consumo de té.

Publicidad

Cuando los autores combinaron y analizaron los datos, encontraron que cada taza adicional de café que se consume en un día se asoció con una reducción del 7 por ciento en el exceso de riesgo de diabetes. Las personas que bebían tres o cuatro tazas al día tuvieron un riesgo de aproximadamente el 25 por ciento más bajos que los que bebían entre cero y dos tazas por día.

Además, en los estudios que evaluaron el consumo de café descafeinado, los que tomaban más de tres a cuatro tazas al día tenían alrededor de un tercio de riesgo menor de desarrollar diabetes que aquellos que no bebían ninguno. Los que tomaban más de tres a cuatro tazas de té tenían un riesgo un quinto más bajo que los que no bebían té.

“Que el aparente efecto protector del té y el consumo de café parece ser independiente de una serie de posibles variables de confusión plantea la posibilidad de dirigir los efectos biológicos”, escriben los autores. Debido a la asociación entre el café descafeinado y el riesgo de diabetes, la asociación es poco probable que se refiera exclusivamente a la cafeína. Otros compuestos en el café y el té, como el magnesio, antioxidantes conocidos como lignanos y ácidos clorogénico, pueden estar implicados, señalan los autores.

“Si estos efectos beneficiosos se observaran como reales en ensayos de intervención, las consecuencias para los millones de personas que tienen diabetes mellitus, o que corren el riesgo futuro de desarrollo, sería importante”, concluyen. “Por ejemplo, la identificación de los componentes activos de estas bebidas podría abrir nuevas vías terapéuticas para la prevención primaria de la diabetes mellitus. También se podría prever que vamos a tener que aconsejar a nuestros pacientes de mayor riesgo para la diabetes mellitus a incrementar su consumo de té y café, además de aumentar sus niveles de actividad física y la pérdida de peso. “
Fuente: Eurekalert

 

Deja un comentario

Publicidad