Publicidad

Fotoenvejecimiento: Envejecimiento cutáneo prevenible

el 70% del daño solar se produce durante los primeros 18 años de vida

Envejecimiento es el proceso natural por el cual cualquier órgano del cuerpo, incluyendo la piel,  disminuye su función y su capacidad de reserva. El Fotoenvejecimiento ocurre cuando al proceso natural se agregan los daños externos, inducidos por la exposición crónica a los rayos ultravioleta (RUV) o a rayos UV de aparatos emisores (camas solares). Bajo estas premisas, la Sociedad Argentina de Dermatología (www.sad.org.ar ), promueve la prevención del fotoenvejecimiento, recomendando un cambio de hábito en relación al sol, durante toda la vida, y la consulta periódica al médico dermatólogo, que es quien más sabe de la piel y el que mejor puede controlarla y enseñar a cuidarla.

El melanoma es el cáncer más común en mujeres jóvenes

El melanoma es la principal causa de cáncer en mujeres jóvenes

Un número creciente de mujeres jóvenes son diagnosticadas de melanoma, un tipo muy agresivo de cáncer de piel. La incidencia de esta forma potencialmente mortal de cáncer de piel se ha incrementado en los últimos 30 años, según la Academia Americana de Dermatología, y la tasa entre las mujeres blancas de 15 a 39 ha crecido a un promedio de 3 por ciento anual durante los últimos 20 años .

El Dr. Ross Levy, un cirujano dermatológico en  NorthShore University HealthSystem  grupo que se especializa en cáncer de piel, dijo que estudios recientes sugieren que las personas que comienzan bronceado antes de los 35 años aumentan el riesgo de melanoma un 75 por ciento.

Nueva encuesta revela que las adolescentes y mujeres jóvenes necesitan educación sobre los peligros de las camas solares

El bronceado artificial produce un incremento del riesgo de melanoma en un 75%

A pesar de las repetidas advertencias de los dermatólogos sobre los peligros a la salud de las cabinas solares, los resultados de una nueva encuesta realizada por la American Academy of Dermatology confirmó que un gran porcentaje de adolescentes y mujeres jóvenes de raza blanca admitieron usar camas de bronceado o bronceado intencionalmente al aire libre en el último año .

Treinta y dos por ciento de los encuestados habían usado una cama de bronceado en el último año, y de las encuestadas, una cuarta parte (25 por ciento) utilizaron una cabina de bronceado al menos una vez por semana, en promedio. Una mayoría abrumadora (81 por ciento) de las encuestadas informaron de que se habían bronceado al aire libre con frecuencia o de vez en cuando en el último año.

“Nuestro estudio pone de relieve la importancia de educar a las jóvenes sobre los riesgos reales del bronceado, como el melanoma la forma más mortal de cáncer de piel que está aumentando más rápidamente en mujeres de 15 a 29 años de edad que en los hombres del mismo grupo de edad”, dijo el dermatólogo Ronald L . Moy, MD, MPH, presidente de la Academia. “De hecho, la mayoría de los melanoma de mujeres jóvenes se desarrollan en el torso, lo que puede ser el resultado de las conductas de bronceado de alto riesgo, como camas solares. En mi práctica, he tenido pacientes mujeres jóvenes con una historia de uso de las camas de bronceado que han muerto a causa de un melanoma. “

La espalda y las piernas concentran la mayoría de melanomas malignos

El melanoma se detecta con mayor frecuencia en la espalda y las piernas

Los meses de verano comienzan y con ellos la época en la que mucha gente toma el sol mañana y tarde. Los especialistas  recomiendan evitar una exposición solar excesiva y acudir a la consulta dermatológica si se observan cambios en el color de la piel, la forma y tamaño de lunares y manchas en la piel.

El melanoma maligno, un tipo muy agresivo de cáncer de piel, se detecta con mayor frecuencia en zonas como la espalda (27%) y las piernas (un 17%), lugares que también exponemos a las radiaciones solares. La edad media de las personas que padecen esta patología y han sido diagnosticadas se sitúa entre los 53 y 58 años. Son las mujeres (en torno al 60% de los casos) quienes tienen más riesgo.

La cultura del bronceado, una asignatura pendiente

Cuando la piel se broncea es porque se ha producido un daño en ésta

La cultura de un uso saludable del sol es prioritaria para evitar patologías cutáneas como el melanoma. Según explica José Aguilera Arjona, del departamento de Medicina y Dermatología de la Universidad de Málaga (UMA), “los rayos ultravioletas del tipo A (UVA) y B (UVB) que recibimos a nivel terrestre son todavía lo suficientemente energéticos para producir cambios o la rotura de determinadas moléculas como el ADN y otros componentes celulares”.

La obsesión por un bonito bronceado es, según los expertos, uno de los principales puntos débiles de la concienciación ciudadana acerca del sol. El melanoma, por ejemplo, es una consecuencia a largo plazo de las exposiciones prolongadas al sol en la juventud. Aguilera Arjona reconoce que “la mayoría de la población no sabe que cuando la piel se broncea es porque se ha producido un daño en ésta” por lo que recomienda que el moreno se adquiera de “forma gradual y evitando las horas comprendidas entre las 11 y las 4 de la tarde”.
En cuanto a la radiación ultravioleta y a sus efectos sobre nuestro sistema cutáneo, los principales riesgos que se corren afectan a procesos moleculares y celulares de nuestro organismo. Principalmente son tres: la interferencia en la replicación y transcripción del ADN, la degeneración del sistema inmunitario y el fomento del estrés oxidativo.