Publicidad

El sexo es seguro para pacientes con enfermedades cardíacas estables

los pacientes deberían ser evaluados por su médico antes de reanudar la actividad sexual

Los pacientes con una enfermedad cardiovascular estable pueden tener relaciones sexuales sin que esto suponga un riesgo para su salud, según afirman expertos de diferentes disciplinas de la American Heart Association (AHA).

En las declaraciones, publicadas en la versión web de la revista Circulation: Journal of the American Heart Association, Glenn Levine, investigador del Baylor College of Medicine de Houston (EE UU), afirma que “la actividad sexual aporta una mayor calidad de vida a personas que sufren alguna enfermedad cardiovascular, y a sus parejas”.

El cabello puede aportar pruebas de un vínculo entre el estrés crónico y ataque cardíaco

El cabello puede ayudarnos a identificar a personas sometidos al estrés.

Los investigadores de la Universidad de Western Ontario han proporcionado la primera evidencia directa, utilizando un marcador biológico, para demostrar que el estrés crónico juega un papel importante en los ataques al corazón. Los factores estresantes tales como el trabajo, problemas matrimoniales y financieros se han vinculado al aumento del riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, incluyendo infarto de miocardio. Pero no ha habido un marcador biológico para medir el estrés crónico. Los Dres. Gideon Koren y Stan Van Uum han desarrollado un método para medir los niveles de cortisol en el pelo para proporcionar una valoración precisa de los niveles de estrés en los meses previos a un evento agudo como un ataque al corazón. La investigación se publica en línea en journal Stress.

Cada hora de demora en la realización de la angioplastia primaria multiplica hasta un 6% la mortalidad del infarto agudo de miocardio

Actualmente el mejor tratamiento del infarto agudo de miocardio es la intervención coronaria percutánea primaria (ICPP) siempre que se cumplan una serie de condiciones, entre las que destaca que el tiempo puerta-balón sea inferior a 90 minutos. Es decir, el intervalo de tiempo que transcurre desde que el paciente con infarto agudo de miocardio (IAM) llega al servicio de urgencias hasta que se logra, mediante el inflado de un balón, desobstruir la arteria coronaria en un procedimiento conocido como intervención coronaria percutánea primaria.

Sin embargo, como recoge un artículo publicado en Revista Española de Cardiología (www.revespcardiol.org), estos tiempos “sólo se cumplen en algunos pacientes tratados con ICPP y la demora influye negativamente en el pronóstico del paciente, independientemente de su riesgo particular y del tiempo total de isquemia”, señala el Dr. Javier Goicolea, de la Unidad de Hemodinámica del Hospital Puerta de Hierro de Madrid.

Son varias las estrategias dirigidas a acortar estos tiempos. En el caso concreto de España disponemos de un servicio de ambulancias medicalizadas con personal altamente cualificado, que permiten el diagnóstico in situ y la selección de pacientes para reperfusión mediante ICPP.

Un estudio demuestra la dificultad de los pacientes para reconocer los signos de un infarto de miocardio

Muchas personas con enfermedad cardiaca desconocen los síntomas del infarto, aún cuando su riesgo de padecerlo es cinco a siete veces mayor que entre quienes carecen de esos antecedentes.

Kathleen Dracup y sus colegas de la Escuela de Enfermería de la University of California en San Francisco, observaron a 3.522 pacientes de Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda que habían sufrido previamente un infarto o se habían sometido a un procedimiento como una angioplastia por enfermedad cardiaca.

Los expertos hallaron que el 44 por ciento de estos pacientes tuvo mal rendimiento en un test “verdadero o falso” que midió cuánto sabían sobre los síntomas.

Las mujeres con un infarto de miocardio llegan hasta cinco horas más tarde al hospital que los hombres

Las mujeres que padecen un infarto de miocardio llegan al hospital entre dos y cinco horas más tarde que los hombres, según ha puesto de manifiesto la directora del Centro de Análisis y Programas Sanitarios, Carmen Valls. La doctora ha señalado, también, que a las féminas se les aplican menos tratamientos con trombolíticos y que no reciben las mismas terapias que los varones. Valls ha concluido que estos datos “evidencian que existe un gran sesgo en patología coronaria en función del género”.

El contraste ecocardiográfico es el mejor método para evaluar el corazón tras un infarto

Profesionales del Laboratorio de Imagen Cardiaca del Hospital Gregorio de Madrid descubren que el contraste ecocardiográfico es el mejor método para evaluar la respuesta del corazón en pacientes que han sufrido un infarto de miocardio. Este método es el más efectivo tanto si se ha realizado angioplastia como si se ha realizado un tratamiento farmacológico, según este estudio que publica la revista Heart.